RESERVAR
TAKE AWAY

Cada verano se producen debates parecidos en torno a una de las frutas más baratas —eso no lo discute nadie— del mercado. ¿Si comes zanahoria te pones moreno? ¿Es útil la zanahoria para broncearse?

Como en todos los temas controvertidos, no hay una respuesta rápida para tan veraniega cuestión. Hay quien habla del mito de la zanahoria para ponerse moreno, y quien lo defiende como un hecho incontestable. Pero, como suele ocurrir, ni tanto ni tan calvo. 

Betacarotenos y piel naranja

Zanahoria en inglés se dice carrot, término que hace mención a uno de los elementos que forman parte de esta hortaliza tan rica en vitamina A. ¿Y qué son los betacarotenos? Pues unos pigmentos que encontramos en el grupo de alimentos que se presentan con aspecto naranja, entre los cuales están la zanahoria, pero también los pimientos rojos, el albaricoque, el níspero, los caquis, la yema de huevo o el maíz. 

¿Si comes muchos alimentos con betacarotenos te pondrás más moreno? No exactamente. En cualquier caso, puede que te pongas más naranja, que tu piel, sobre todo en determinados pliegues de la cara, vaya adoptando un tono entre sonrosado y naranja que no está claro que sea favorecedor. 

Es lo que se conoce como carotinemia, y responde al consumo excesivo de productos como zanahorias y albaricoques. El tono sonrosado del expresidente de EE UU, Donald Trump, puede verse como un buen ejemplo de rostro con carotinemia. 

Zanahoria para el sol

Por lo tanto, ¿qué hacemos con el fruto favorito de Bugs Bunny? Para empezar, conviene aclarar que comer kilos de zanahoria no te pondrá moreno per se. Se necesita el sol como agente bronceador y, una vez se haya expuesto la piel, con la debida protección solar, a los rayos UVA, es cierto que si hay una dieta con fuerte presencia de alimentos con betacarotenos se puede acelerar el bronceado. 

De ahí que muchas industrias del sector cosmético incluyan betacarotenos antioxidante para mejorar la experiencia de toma de sol. Insisten en que no son productos autobronceadores, es decir, se necesita el sol para que brote el tono tostado. 

Dicho esto, sin ánimo de marginar a nuestra querida zanahoria, si convendría poner en valor a los distintos productos de nuestra dieta mediterránea y asociarnos al bronceado.

Recordar, eso sí, que no basta con comerse un melocotón de cuando en cuando para lograr un bronceado duradero

Una dieta para ponerse morena

Llegados a este punto, concluimos que puede ser buena idea aumentar el consumo de productos con betacarotenos cuando llega el calor (y los chicos se enamoran). Sin pasarse, claro. Comamos mango, por ejemplo, entre cuyas propiedades, como vimos en este artículo, también se encuentra la de intensificar el bronceado. 

En Casa Emiliana somos amigos de la dieta mediterránea y de la salud que se nota por dentro y por fuera. Por eso, estamos encantados de ofrecerte los mejores platos con productos veraniegos, frescos y saludables. ¿Un gazpacho de zanahorias? ¿Una mousse de melocotón con coulis de arándanos? ¿Una ensalada de frutas en la que predomine el color naranja? Tú pide y te será concedido. Y si quieres lucir tu espléndido bronceado, nuestra terraza de verano es el lugar indicado. Te esperamos.

🍴 Reservar mesa 🍲