RESERVAR
TAKE AWAY

Slowfooding es un estilo de vida basado en consumir alimentos “de verdad” sin prisa.

Es un movimiento que defiende el derecho a comer de manera saludable, con recetas de toda la vida y disfrutando el placer de los sentidos.

En Casa Emiliana somos firmes defensores de la cocina tradicional, no podríamos estar en contra, pero siempre le añadimos un puntito vanguardista como en nuestros Gnocchi de Calabaza y carrilleras de ternera. Una combinación que te va sorprender.

Pero, vamos con lo que nos ocupa.

Hablemos de ñoquis o gnocchis

¿Te apetece?

¿Cómo se dice? ¿Ñoquis, gnocchis… gnoquis?

En italiano se escribe como gnocchi, pero es correcto decir ñoquis y consisten en pequeñas albóndigas, generalmente de forma ovalada, amasadas con harina y patata.

Algunos platos italianos están estrechamente relacionados con la cultura de muchos países y hay pocos lugares en el mundo que no conozcan sus tradicionales espagueti o la pizza pero, no pasa igual con los ñoquis.

A pesar de su larga historia, apenas están comenzando a ganar popularidad fuera de Italia porque si bien, pueden comprarse en el lineal de pastas frescas de algunos supermercados, los mejores se hacen a mano y eso lleva su tiempo.

De ahí su conexión con el slow food.

La variedad más común de gnocchi italiano, llamada gnocchi di patate, está hecha de patata mezclada con harina y a veces con huevos.

¿Los has probado con salsa de mantequilla aromatizada de salvia? Están deliciosos.

El origen de los gnocchi

La palabra italiana gnocchi se traduce como piezas, pero se cree que el nombre de la pasta viene de “nocchio”, rama de un árbol, o de “nocca”, que significa piedra o hueso.

Los historiadores afirman que fueron los romanos los que inventaron los primeros ñoquis “zanzarelli” y después se expandieron por toda Europa.

La primera receta documentada para gnocchi de patata se remonta a la segunda mitad del siglo XVIII. Y desde finales del siglo XIX la popularidad del plato se ha extendido por todo el mundo con la velocidad del fuego.

gnocchi receta casa emiliana

¿Cuántas recetas hay de ñoquis?

Para preparar la masa se forman bolitas de pequeño tamaño y se hierven en una olla con abundante agua.

Suelen servirse acompañados de salsa de tomate, con hojas frescas de rúcula o basílico por encima, pero en Casa Emiliana te recomendamos añadir un

Chorrito de aceite AOVE o si quieres un sabor más intenso, corta unas lascas de trufa negra, el diamante negro de la tierra.

De todas maneras, es difícil elegir una única receta y dependiendo de cada región encontrarás infinitas variedades.

El norte de Italia es famoso por su variedad de gnocchi llamado canederli. Este tipo de gnocchi es muy similar al gnocchi medieval y está hecho de pan, leche, harina y carne seca. Por lo general, se sirven con col, en caldo y con cebollino picado para adornar.

Los mantua y parma se caracterizan por los ñoquis de calabaza, que suelen combinarse con mantequilla, queso parmesano y salvia fresca. Es una receta similar a la que hacemos en Casa Emiliana.

En el sur de Italia, son famosos los gnocchi “alla Sorrentina” de patata al horno con salsa de tomate fresco, mozzarella y hojas de albahaca fresca.

En Toscana están los gnocchi con espinacas y ricotta llamado “desnudo“. Estos ñoquis son, de hecho, un relleno usado en los Ravioli, sólo cocinados sin pasta.

En Piacenza hacen “chicche” verde, también conocido como gnocchetti. Estos son pequeños gnocchi, en la preparación de los cuales se utiliza la espinaca, y cuando se sirve, se utiliza la salsa de queso Gorgonzola.

¿Sabrías distinguir estos dos quesos italianos tan conocidos,la Burrata y Gorgonzola?

3 leyendas muy curiosas sobre los ñoquis

Muchos alimentos tienen historias curiosas y con los ñoquis no podía ser de otra manera.

¿Conoces estas leyendas sobre los ñoquis?

Si vas al carnaval de Venecia puede que te topes con el Papà del Gnoco.

Es un abuelete simpático de barba gris vestido con un manto rojo que lleva un tenedor grande con un gnocchi colgado.

Hay otra leyenda que habla de San Pantaleón, un médico convertido al cristianismo que estaba huyendo del martirio.

Perdido y hambriento encontró la casa de unos granjeros que le dieron cobijo y un plato de ñoquis. El santo agradecido bendijo la cosecha y predijo que sería fabulosa.

Aquella cosecha fue la mejor de muchos años y los 29 de cada mes los italianos y algunos argentinos tienen por costumbre cocinar ñoquis.

A veces esconden dinero bajo los platos, pero esta costumbre es más reciente y nació en la II Guerra Mundial en Italia cuando se alimentaba a los más desfavorecidos con ñoquis.

Para ayudar en la crianza de las familias más necesitadas, se escondía un billete bajo el plato.

Por eso los ñoquis representan la solidaridad, generosidad y prosperidad.

Unos valores que compartimos en Casa Emiliana.

¡Ven a probar nuestra carta de primavera!