RESERVAR
TAKE AWAY

Si eres fan de la mayonesa y te gusta echarla a casi cualquier plato, este artículo es perfecto para ti porque vamos a conocer la historia de una salsa legendaria y cómo ha llegado a ocupar una balda en casi todos nuestros frigoríficos.

¡Prepara la batidora!

La mayonesa, ¿es francesa o española?

El origen de la mayonesa es un tema debatido en muchas sobremesas.

Unos dicen que la inventó un chef del mariscal Richeleu durante la invasión a la isla española de Menorca y otros aseguran que esta salsa ya se consumía allí y los franceses la copiaron.

Vamos a aclararlo. Empezaremos por nuestros vecinos.

Hay una parte de la historia que dice que en 1756 las tropas francesas, bajo el mando de Richelieu, sitiaron el puerto de Mahón y su cocinero, para preparar la cena de navidad, inventó una salsa a base de huevo y mantequilla que debía estar sabrosa, no lo ponemos en duda.

La versión española defiende, por otro lado, que el cocinero francés copió la receta del alioli de los mallorquines y le quitó el ajo, algo que parece lógico, pero que tampoco llega a ser determinante.

Si atendemos a la palabra mahonnaise parece venir de “mahon-esa”, pero hay quien defiende que viene de “bayonesa” en honor a Bayona, o de “manier”, procesar.

Demasiada confusión, ¿verdad? Como lo que no está escrito, no existe, vamos a ver lo que dicen los papeles.

Se sabe que la primera referencia a la mayonesa está en el libro: “Manual de la criada económica” de 1830. Por tanto, ganaría España, pero resulta que hay otra receta del afamado chef Antonin Carême 15 años antes.

Qué opinas: ¿nos copiaron los franceses o fue al revés?

El debate está servido.

mayonesa casera en casa emiliana

El verano y la mayonesa

Proceda de donde proceda esta salsa de huevo y aceite es deliciosa y sin ella no podríamos hacer una ensaladilla rusa que se precie, ni tampoco unos huevos rellenos o una clásica ensalada de pollo.

Untar un pedazo de pan en esta crema es un placer, sin embargo, en verano se recomienda evitar la mayonesa casera por el riesgo de la salmonela. Si no te convence comprar una salsa “de bote” siempre puedes sustituir el huevo por leche entera.

En el vaso de la batidora ponemos la leche y añadimos un vaso de aceite virgen extra, un chorrito de limón y una pizca de sal.

Bate la mezcla con la cadencia de la mayonesa tradicional y ¡listo!

El secreto de una buena mayonesa

Dicen que la mejor mayonesa del mundo se fabricó en Japón allá por los años 20, pero un buen chef como Rafa Parro sabe que no hay comparación con una salsa casera recién salida de la cocina de Casa Emiliana a partir de huevos de corral, una generosa cantidad de AOVE y un chorrito de limón.

El secreto está en la lecitina de la yema que une los ingredientes y evita que la salsa se corte, pero también en el ritmo y movimientos que haces con la batidora. Si bates a demasiada velocidad no conseguirás emulsionar la salsa y se “cortará”. 

Recuerda que la mayonesa casera, a diferencia de la comprada en la tienda, se conserva en el frigorífico un máximo de 24 horas.  

Según la RAE (Real Academia de la Lengua) está permitido decir mahonesa o mayonesa, siendo esta última la forma más común.

Con Y, con H, francesa o española, la realidad es que esta salsa es adictiva y tiene multitud de seguidores.

¿También eres fan de Casa Emiliana?