RESERVAR
TAKE AWAY

El amor por el “terraceo” es una de las costumbres más imitadas de los españoles y por suerte ya no tenemos que esperar a que llegue la primavera para tapear o comer al aire libre.

El clima continental de Madrid favorece que algunas terrazas se acondicionen para permanecer abiertas durante todo el año, algo imposible en los países más fríos.

Si a ello le sumamos un jardín de ensueño, estufas para crear un ambiente acogedor y la carta más exquisita, será imposible que no te sientas en el paraíso.

¿Sabías que comer al aire libre te aporta vitaminas y mantiene a raya tu estrés?

Hoy vamos a descubrirte los motivos por los que la terraza de invierno de Casa Emiliana está de moda.

Al calor de la estufa

Disfrutar del sol y la naturaleza mientras comemos es uno de los placeres de la vida y aunque es difícil imaginar un establecimiento que no disponga de terraza, no todas son iguales ni se pueden permitir llegar al nivel de Casa Emiliana.

La situación creada por la COVID 19 ha limitado el aforo en los lugares cerrados y ha potenciado el consumo en espacios abiertos para evitar el contagio.

Es una solución que minimiza el riesgo pero, ¿a quién le apetece comer en mitad de una calle transitada o con mucho tráfico y pasando frío?

En Casa Emiliana nos preocupamos por tu confort y el corazón de nuestra terraza está situado entre árboles centenarios que ayudan a eliminar la contaminación acústica.

Por añadidura, hemos distribuido estratégicamente estufas que mantienen una temperatura cálida durante toda tu estancia.

¡No querrás marcharte!

¿Cuáles son los beneficios de comer en nuestra terraza de invierno?

Estar en plena naturaleza es placentero pero también es un punto saludable a tener en cuenta ya que sus beneficios son incuestionables.

1. En Casa Emiliana te ayudamos a desconectar

Aunque sea recomendable hacer un paréntesis durante el almuerzo en ocasiones no somos capaces de apagar el móvil o el ordenador.

Te proponemos elevar tu mirada hacia las copas de los árboles y dejar que tus pulmones se llenen del aire puro de la sierra madrileña.

Mantener una atención plena hará que te relajes y disfrutes mucho más de los manjares de tu mesa.

2. ¿Sabías que comer al aire libre reduce tu estrés?

Estamos pasando por momentos complicados y hay días en los que resulta difícil mantener a raya el miedo y la ansiedad por eso nos esmeramos ahora más que nunca en cuidarte.

En nuestra carta de invierno te ofrecemos nuevos sabores respetando la cocina tradicional para que tu tiempo de almorzar sea sagrado.

Nuestro jardín te aísla del mundanal ruido y ayuda a que olvides tus quebraderos de cabeza diarios.

3. Vitamina D y serotonina

Las autoridades sanitarias indican que tomar el sol al menos 20 minutos al día es la manera más saludable de incorporar vitamina D, responsable de la mineralización de nuestros huesos, a nuestro organismo.

Otro de los beneficios que nos proporciona el sol es la estimulación de serotonina, la partícula de la felicidad y la encargada de mantener un estado de ánimo óptimo y elevar nuestro sistema inmunitario para protegernos de contagios.

4. Fuera preocupaciones

Los problemas no van a desaparecer de la noche a la mañana pero te aseguramos que un Pulpo Del Valle con patatas al horno y mojo rojo o un Arroz con pluma ibérica, boletus y parmesano saboreados sin prisa, es el mejor de los remedios para sobrellevar un duro día de trabajo.

5. El menú ejecutivo de Casa Emiliana es inspirador.

Nuestra terraza es inspiradora como aseguran nuestros comensales y nos sentimos orgullosos de que en nuestras mesas se hayan llegado a buenos acuerdos empresariales.

Sin quitarle mérito a tus dotes directivas, algo tiene nuestra terraza que invita a una sobremesa relajada porque hay pocos lugares en Madrid donde se respire tanta paz.

Si estás buscando el restaurante perfecto para que tus clientes se sientan en casa, lo has encontrado y con nuestro menú ejecutivo triunfarás.

6. Decoración natural y exquisita

El entorno campestre de nuestra terraza es inigualable pero lo hemos potenciado con una decoración clásica con toques sofisticados y de vanguardia.

Desde nuestras sillas hasta las mesas vestidas con mantelería de la mayor calidad, pasando por una vajilla adecuada para cada plato, todo está dispuesto con elegancia y armonía para que te agrade estar en un restaurante que te represente.

Protocolo Covid en Casa Emiliana

Para tu tranquilidad te aseguramos que nuestro personal está equipado con materiales de protección sanitaria; mascarillas FPP2, guantes y gel desinfectante.

Nuestras terrazas no superan el aforo permitido y mantenemos una distancia de 2 metros entre mesa y mesa.

Las mesas, sillas y cualquier otra superficie son debidamente desinfectadas antes y después de cada cliente.

Evitamos cualquier objeto de uso compartido como cartas de menú físicas o aceiteras y los sustituimos por monodosis.

Tendrás a tu disposición hidrogeles de manos para tu uso en cualquier momento.

El personal de limpieza tiene indicaciones de realizar desinfección de forma continua, sobre todo en baños, zonas comunes y elementos de contacto como son pomos y barandillas.

Nuestro parque infantil

Suele ser habitual que los clientes que celebran en Casa Emiliana sus almuerzos de trabajo se queden tan enamorados del lugar que quieran regresar acompañados por sus familias.

Tenemos un menú infantil saludable y delicioso; Lomitos de lubina sin espinas a la romana, Cremita de verduras de temporada o Hamburguesa de ternera con queso y tomate natural.

Pero contamos con otro secreto que enamora a los más pequeños: nuestro parque de juegos.

Un rincón lleno de magia donde podrán jugar mientras los mayores disfrutan de una sobremesa cálida y luminosa que favorece la desconexión, el relax y la conversación.

¡Date un respiro!

En Casa Emiliana amamos nuestro trabajo y por eso somos tu terraza favorita de invierno donde cargarte de energía durante tu almuerzo de trabajo o en una comida distendida con tu familia y amigos.

Llevamos años dando forma a la cocina tradicional de mercado y kilómetro cero con un toque de vanguardia para sorprenderte en cada bocado.

Estamos a menos de 30 minutos de la Puerta del Sol madrileña.

¡Te estamos esperando!