RESERVAR
TAKE AWAY

Deja que adivinemos: te encanta desayunar un buen cuenco de porridge con arándanos y trocitos de fruta porque es una manera deliciosa de empezar el día con buen humor.

Y seguro que te sabes al dedillo las infinitas propiedades y beneficios de la avena, pero es probable que en Casa Emiliana te volvamos a sorprender y te hagamos amar tus gachas todavía un poquito más. ¿Estás listo? ¡Vamos a descubrirlo!

¿Por qué es tan saludable la avena? 

La avena se ha considerado desde siempre como un súper alimento de lo más versátil en la cocina ya que, entre otras cosas, se puede comer cruda o cocida. 

Es una gran fuente de fibra, proteína, nutrientes y contiene carbohidratos complejos que se descomponen lentamente en el sistema digestivo. Esto evita que tengamos picos de azúcar en sangre y mantiene nuestra glucosa estable por más tiempo.

Además, la avena es una gran fuente de manganeso, cobre, selenio, hierro y magnesio y por eso es uno de los mejores desayunos que nos da energía para arrancar el día.

Avena fácil y económica

La avena es un desayuno ideal, abundante y nutritivo, que te sacia durante mucho tiempo y, además, mejora la digestión y reduce la tentación a picotear entre horas. 

Es un alimento económico (aunque te recomendamos comprarla ecológica e integral) y es muy fácil de preparar. Solo tienes que mezclarla con agua, leche o leche vegetal y calentarlo removiendo para que no se formen grumos. Incluso se puede cocinar añadiendo frutas, verduras o frutos secos.

Como hemos dicho, la avena también se puede comer cruda o en guarnición para un plato o como un buen sustituto de otro tipo de cereales.

¿Por qué se ha puesto de moda la avena?

La avena es un cereal que puedes encontrar en los lineales de cualquier supermercado porque la demanda ha subido bastante y es lógico.

Es saludable, sabrosa y nos aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales que son fundamentales si estás haciendo dieta para perder peso o si quieres cuidarte en esas épocas de cambio de estación que tanto nos afectan. Por cierto, ¿conoces los mejores alimentos para cuidarte en otoño?

En Casa Emiliana estamos pendientes de ti y por eso te vamos a dar 5 razones por las que deberías incorporar avena a tu alimentación

1. La avena es rica en fibra, proteínas y otros nutrientes.

2. Es baja en grasa.

3. La avena reduce el colesterol.

4. La avena contiene muchas vitaminas y minerales.

5. Te mantiene con sensación de saciedad durante más tiempo.

avena beneficios casa emiliana

¿Salvado de avena o copos de avena? 

A veces compramos a lo loco sin fijarnos en las etiquetas y no nos damos cuenta de que, aunque se llamen parecido, no son lo mismo. 

El salvado es la capa externa del grano, es decir, lo que queda del cereal tras refinar los granos de avena y contiene un gran valor nutricional porque es rico en fibra, minerales, vitaminas, enzimas y proteínas. 

La diferencia del salvado de los copos es que estos últimos contienen mayor fibra y menos carbohidratos, pero ambos son muy buenos para evitar el estreñimiento y para facilitar la motilidad porque el mucílago de la avena protege el intestino. 

¿Gachas o porridge? 

Parece que existe una receta de un galeno (un médico griego) del año 200 DC donde se recoge la primera papilla a base de mijo, pero es difícil saber su origen con mayor certeza.

Lo que sí sabemos es que desde la Edad Media las gachas son un alimento que nació siendo propio de campesinos, pero que dado su potencial fue subiendo estamentos hasta alcanzar todos los estratos sociales.

En España lo hemos llamado gachas de avena de toda la vida, pero si quieres ser más cool puedes decir “porridge” con acento British.

Una receta sencilla para que tengas un día feliz

En Casa Emilliana te hemos facilitado que no tengas que cocinar ni al mediodía, ni por la noche, ofreciéndote una carta variada y exquisita, pero desayunar sigue dependiendo de ti.

Si quieres tener una vida larga y feliz vamos a darte una sencilla receta de avena para que tu día arranque con la energía que necesitas.

Vas a necesitar copos de avena integral, agua (leche o leche vegetal), miel y arándanos.

Vierte la leche en un cazo y deja que hierva antes de añadir los copos poco a poco mientras vas removiendo. Cuando veas que el líquido se va evaporando y el resultado es una papilla lo dejas que repose unos minutos tapado y retirado del fuego.

Antes de comerlo podrás añadir un puñado de arándanos, semillas o cualquier fruto seco que te apetezca.

Por último, ven a Casa Emiliana a contarnos lo bien que te encuentras.

¿Te reservamos mesa en tu lugar de siempre?