Cuatro platos de invierno sanos y nutritivos

En esta época apetecen más los conocidos como platos de invierno, contundentes y calentitos, y ahora que nos cuidamos más (o al menos lo intentamos), es posible mejorar las recetas más clásicas de esta época del año y degustar platos tradicionales sin que suba el colesterol por las nubes.

Te presentamos cuatro platos típicos del invierno en versión light para unos cuatro comensales. ¡Toma nota!

Fabada


El secreto para hacer una fabada sabrosa y baja en calorías está en añadir todos los ingredientes en crudo en lugar de hacer el típico sofrito, así como en sustituir la carne por pimentón de la Vera, una cabeza de ajo asada y algunas verduras.

Ingredientes:
50 gramos de alubias blancas.
1/2 tomate.
1/2 cebolla.
1 pimiento verde.
1 cabeza de ajo.
1 hoja de laurel.
Unas hebras de azafrán.
Pimentón de la Vera.
Un hueso de jamón.
Un chorrito de aceite de oliva.
Sal.

Modo de elaboración

Deja las alubias en remojo toda una noche, y a la mañana siguiente colócalas en una olla con todos los ingredientes, junto con la cabeza de ajo (previamente asada). Deja cocer a fuego lento durante un par de horas hasta que las alubias estén tiernas.

* Puedes hacer una versión rápida si quieres en la olla exprés. Con unos 20 minutos de cocción tendrás tu fabada lista.

Sopa castellana

La sopa castellana es una de esas recetas de cocina en invierno muy sencilla y rápida de elaborar y que, a su vez, ayuda a entrar en calor rápidamente, lo que resulta ideal para los días de frío invierno. Además, si la elaboras en versión más ligera, apenas tendrá calorías.
El truco para restarle la grasa sería no poner chorizo, aunque es un ingrediente tradicional en este tipo de platos al que no todo el mundo está dispuesto a renunciar. Por otro lado, el pan, alimento imprescindible en la elaboración de la sopa castellana, en lugar de freírlo en aceite, tuéstalo.

Ingredientes:
3-4 dientes de ajo.
100 gramos de jamón de serrano.
3-4 rebanadas de pan.
1 huevo por persona.
1 pastilla de caldo de verduras.
Pimentón dulce.
1 chorrito de aceite de oliva.

Modo de elaboración

Corta los ajos en láminas y fríelos en un poquito de aceite de oliva. Añade los taquitos de jamón serrano.
Después, incorpora el pimentón dulce. Es muy importante que retires la olla del fuego y añadas lo antes posible el agua para que el pimentón no coja un sabor amargo.
Tuesta en una sartén las rebanadas de pan (o fríelas si no quieres rebajar las calorías del plato. Añádelo a la olla junto a un litro de agua y una pastilla de caldo y deja que cueza.
Por último, escalfa en el caldo un huevo por persona.

* Si quieres una versión vegetariana, no le añadas el jamón serrano. Te aseguramos que está igual de rica y con apenas calorías.

Cocido

El cocido tradicional suele llevar tocino, costilla de cerdo, un hueso y una punta de jamón, chorizo y morcilla. Para intentar que “engorde” lo menos posible, hazlo solo con pollo; y si quieres darle un extra de sabor, añade el hueso y la punta de jamón.


Ingredientes:
1/2 pollo.
1 patata.
2 zanahorias.
1 puerro.
1 apio.
1 nabo.
50 gramos de garbanzos

50 gramos de alubias blancas.

Modo de elaboración

Deja los garbanzos y las alubias toda la noche en remojo y pon en una olla el pollo con las patatas y las legumbres.
Cuando empiece a hervir, ve retirando con una espumadera toda la grasa que se va posando sobre la superficie.
Una vez hayas retirado toda la grasa, añade las verduras y deja que hierva un par de horas hasta conseguir un caldo blanco.

Lentejas

Para conseguir que este plato resulte menos calórico, sustituye el chorizo y la morcilla por el intenso sabor que otorgan el ajo asado y el pimentón de La Vera, ya que este tiene un sabor muy parecido al chorizo.

Ingredientes:
250 gramos de lentejas.
1/2 cebolla.
1/2 tomate.
1 patata.
1 zanahoria.
1 cabeza de ajo.
1 pastilla de caldo de verduras.
1 chorrito de aceite de oliva.
Unos taquitos de jamón serrano.
Pimentón de la Vera.
1 hoja de laurel.

Modo de elaboración

Corta la media cebolla y el medio tomate en dos trozos, y la zanahoria y la patata en cuadritos.
A continuación, coloca todos los ingredientes en una olla exprés, ciérrala y deja cocer unos 12-15 minutos.

* En caso de que desees hacer una versión vegana, no le añadas jamón serrano.

Como ves, las comidas de invierno no tienen por qué engordar, siempre y cuando no le añadas grasas, y en Casa Emiliana puedes degustar estos y otros sabrosos platos de invierno de la mano de nuestro chef, Rafa Parro.

Con estas cuatro recetas saludables ¡entrarás en calor sin añadir a tu cuerpo ni una caloría de más!