RESERVAR
TAKE AWAY

El día de Acción de Gracias precede al Black Friday, tradiciones americanas que cada vez llegan con más eco a nuestras latitudes. Ambas, en cualquier caso, marcan el inicio del periodo pre navideño o de Adviento. Como lo hace también la festividad de Cristo Rey, que supone el fin del tiempo ordinario, en el calendario litúrgico, y también la entrada en esa antesala de la Navidad que es el Adviento. 

Asociamos bien esta fecha a la iluminación que puebla nuestras ciudades, a los belenes napolitanos en edificios públicos y a los abetos de Navidad, pero, ¿qué tipo de dieta corresponde con este momento del calendario? ¿Qué comemos en Adviento? En Casa Emiliana, te guiamos por estas fechas tan especiales del año.

El calendario de la huerta

Mientras que el santoral marcaba buena parte de la agenda de nuestros antepasados, no menos importante era el ritmo de las cosechas. La recogida de los distintos productos conforme brotan de la tierra, de los árboles, de los diferentes cultivos. 

En el caso de diciembre, es un mes propicio para disfrutar de las verduras. ¿Todas? No. El tomate es un producto que no vive sus mejores momentos en otoño y la calabaza pasa por su canto del cisne. Aprovecha, por tanto, para preparar nutritivas cremas de calabaza que, en las puertas del invierno, saben a gloria y templan el organismo que da gusto.

En Casa Emiliana siempre confeccionamos nuestros menús en base al ritmo de las cosechas. Es la única forma de preparar platos con la mejor materia prima que nos provee la naturaleza.

No hay crema mala

Las distintas cremas son más que bienvenidas en este tiempo de Adviento que agradece un régimen antes de Navidad. Las cremas de puerros, por ejemplo, con su patata y un toque de nata ligera para darle algo de consistencia, son todo un acierto. Como también la menestra de verduras con un recital de alcachofas, acelgas, judías verdes y el cardo; todas ellas son verduras de temporada que te limpian el organismo y reducen tu colesterol. Y recuerda que, con un pequeño ‘tuneo’, las verduras ganan en sabor y alegría. El citado cardo, con una cucharada de harina o maizena para espesar, unas nueces y un espolvoreado de parmesano es un plato más que solvente para este Adviento.

Vitaminas al poder

Ten en cuenta también el poder de los cítricos, que viven su momento óptimo en esta fase final del año y que te están gritando: ¡exprímeme! O mejor aún, consúmelos tal cual. No hay nada más vitamínico que una buena naranja preparada, con su toque de azúcar moreno, canela y un chorrito de Cointreau. Pon freno a los catarros estacionales con la vitamina C de naranjas, limas, limones y pomelos. ¿Aún no has probado el placer de comerte a cucharadas, gajo a gajo, un enorme pomelo azucarado?

que comer en adviento

Dulces prenavideños

En un plano más tradicional, encontramos muchas recetas típicas de Adviento, sobre todo en repostería. Parece que en estos primeros meses de frío apetece más que nunca la tentación del dulce. En Alemania, por ejemplo, son muy populares las almendras quemadas, que se pueden encontrar en cualquier mercadillo y acompañar, cómo no, con el clásico Glühwein o vino caliente con especias, uno de los productos más típicos del Adviento en esas frías regiones. 

En España, volviendo a la dulzaina, es cada vez más habitual preparar galletas de Adviento, actividad muy placentera para las tardes de sábados y domingos de diciembre en familia. Por su parte, las tortas de pascua típicas de Murcia se consumen con gran deleite tanto en Adviento como en Navidad. Almendras, piñones, miel y aromas de anís y naranja le dan el sabor del postre típico español de invierno que, sin duda, corona una buena comida. Ideales, también, para darle a tus meriendas un toque entrañable y tradicional. 

La Navidad también es la dulce espera que se vive con alegría cada uno de los días del Adviento. Disfrútala con la mejor dieta y algunas de estas recomendaciones. 

Y recuerda: 

  • El Adviento comienza el 28 de noviembre y termina el 24 de diciembre.
  • Una dieta moderada en estas fechas nos permitirá cometer algún exceso navideño sin que lo note nuestra figura.
  • Verduras como la alcachofa o la calabaza son buenos productos de temporada en estas fechas, así como los cítricos.

En Casa Emiliana nos apasionan los postres y en esta época le damos un toque de cariño extra a cada uno. ¿Te imaginas acabar tu menú de nochebuena con un delicioso dulce de leche con turrón? ¿O dar la bienvenida al nuevo año con un esponjoso mouse de chocolate, cremita de turrón y oro?

¡Echa un vistazo a nuestros menús de Navidad y ven a disfrutar con tus seres queridos de estas fechas tan especiales!