RESERVAR
TAKE AWAY

Los veranos cada vez son más largos, más calurosos, más extremos. Por eso, es fundamental encontrar aliados para sobrellevarlo con la mejor cara posible. ¡Hidrátense!, advierten las autoridades sanitarias. Y hacen bien. Pero hace falta algo más que agua y limonada para que el verano no pueda con nosotros.

Hacen falta bebidas refrescantes fáciles de preparar, exóticas pero accesibles, ricas pero sin demasiado azúcar. Veamos algunas sugerencias de refrescos saludables.

Descubre las aguas perfumadas

Pocas bebidas más sencillas y resultonas que las aguas perfumadas, es decir, aquellas aguas del grifo a las que añadimos hierbas o frutas para que adopten un sabor especial. Para un litro y medio de agua, la mezcla funciona estupendamente, más aún si se agita un poco durante el proceso de ‘infusionado’.

¿Ideas para enriquecer tu agua de verano? Pues estás de suerte porque son muchas las posibilidades y casi siempre acertarás. Prueba a añadir pepino, limón y menta y tendrás una especie de tzatziki líquido que te refrescará al estilo griego en muy pocos pasos.

Los frutos rojos son muy agradecidos también para estas aguas perfumadas. Bayas de cualquier tipo como frambuesas o arándanos teñirán el agua de un tono rojizo y le darán un sabor especial, con un toque desintoxicante.

Beber el agua del coco es refrescante

Otra bebida a tu alcance en la que quizá no habías reparado hasta ahora es el agua de coco, que podrás disfrutar con una pajita si compras en cualquier supermercado o frutería un coco preparado para beber de él. También puedes comprar agua de coco directamente, envadasa y lista para beber, pero te perderías el toque exótico de beber directamente de esta fruta tropical.

Una bebida que cuenta con firmes defensores que sostienen que refresca e hidrata más que el agua, sus minerales ayudan a recuperarse tras el ejercicio físico y es buena contra el colesterol y para prevenir enfermedades coronarias. En cualquier caso, el sabor del agua de coco es riquísimo y ayuda a combatir los calores como ninguno.

Los gazpachos más ligeros del mundo

Otra opción para enfrentarse a las olas de calor más intensas que se recuerdan es darle al gazpacho. Pero de un modo aligerado para que no resulte pesado y refresque en lugar de aletargar. Para ello, añadiremos más agua de lo normal, así como hielo para lograr el máximo frío posible, y hasta prescindiremos del tomate. ¿Un gazpacho sin tomate? Podemos llamarlo gazpacho de pepino, o zumo de pepino aliñado.

También el ajoblanco es un estupendo refresco veraniego, sobre todo si se hace con este modo más ligero de normal, duplicando la cantidad de agua que se vierte en la receta tradicional. Además, te llevas el aporta vitamínico y nutricional de las almendras: su hierro, calcio y alto contenido en fibra.

Los zumos de melón y sandía más irresistibles

Son dos de las frutas protagonista del verano. Si bien el precio cada vez más alto las empieza a convertir en prohibitivas, siguen siendo las reinas de la mesa y sobremesa. Y también de los zumos y bebidas refrescantes. De hecho, triturarlas para convertirlas en zumo te ayudará a que tanto la sandía como el melón te duren más, y puedas disfrutar más de su sabor y de sus propiedades energéticas para combatir los calores.

Por ejemplo, si añades zanahorias a tus zumos de melón o sandía, lograrás unas bebidas refrescantes y nutritivas a un precio más sostenible; no olvidemos que la zanahoria se encuentra entre los productos más baratos del mercado.

También la simple mezcla de melón y sandía te dará buenos resultados, más aún si te haces con un buen melón francés (los redonditos que son naranjas por dentro). Un toque de menta o hierbabuena, o un poco de rayadura de jengibre le dará el toque definitivo.Tan solo algunas sugerencias de bebidas refrescantes sanas para hacerte el periodo estival más amable, algo que intentamos cada día en nuestra terraza de verano, un oasis a pocos de minutos de Madrid que te invitamos a descubrir.

🍴 Reservar mesa 🍲